LECCIÓN 263. Mi santa visión ve la pureza de todas las cosas.

Padre, Tu Mente creó todo cuanto existe, Tu Espíritu se adentró en ello y Tu Amor le infundió vida. ¿Y voy yo acaso a contemplar lo que Tú creaste como si en ello pudiese anidar el pecado? No quiero percibir imágenes tan tenebrosas y atemorizantes. Es imposible que yo pueda preferir el sueño de un loco a toda la hermosura con la que tú bendijiste la creación; a toda su pureza y dicha, así como a su eterna y serena morada en Ti.

Y mientras todavía nos encontremos ante las puertas del Cielo, contemplemos todo cuanto veamos a través de una visión santa y de los ojos de Cristo. Permite que todas las apariencias nos parezcan puras, para que podamos pasarlas de largo con inocencia, y dirigirnos juntos a la casa de nuestro Padre como hermanos y como los santos Hijos de Dios que somos.


Comentario:

Si lo permites, la luz puede irradiar desde tus manos, imprimir en cada sonido y cada imagen su huella, rodear cada pensamiento y acunar toda emoción. Ten fe, pues la luz ya está aquí, y nunca te abandonará.

Toma la mano de tu hermano, y únete en la Santidad que compartes con él. Camina a su lado, y bendice su recorrido. Sé libre en la unidad, feliz y pleno. La jornada que juntos emprenden está llena de misericordia y buenas nuevas, pues es el camino del perdón, del recuerdo del Hijo de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s