¿Qué soy?. Lección 351.

Comentario: No creas que ver a tu hermano desde los ojos del ego, no te deja a ti sólo y desamparado, atrapado en una “visión” del pasado que se repite una y otra vez. Sólo puedes hacer alianzas y pactos, pero no puedes unirte a él, porque tu mente mora en el pasado. El ego, vive en el pasado y pide fervientemente que se repita constantemente, pues es ahí donde se forjó y busca aún forjarse, y donde encuentra todas la imágenes increíbles de un sueño increíble. Continúa leyendo ¿Qué soy?. Lección 351.

LECCIÓN 256. Dios es mi único objetivo hoy.

Comentario: Eres inocente. No podrás verlo hasta que no aceptes la visión del perdón para ti, pero eso no cambia tu estado actual de inocencia. Crees que todas las cosas que piensas tienen muchos significados, y a veces esos significados te arrebatan la paz. Sólo puedes pensar en términos de amor o miedo, unión o separación, plenitud o carencia. Continúa leyendo LECCIÓN 256. Dios es mi único objetivo hoy.

Recuerda 9

“Tu santidad invierte todas las leyes del mundo. Está más allá de cualquier restricción de tiempo, espacio, distancia, así como de cualquier clase de límite. El poder de tu santidad es ilimitado porque te establece a ti como Hijo de Dios, en unión con la Mente de su Creador. Mediante tu santidad el poder de Dios se pone de manifiesto. Mediante tu santidad el poder … Continúa leyendo Recuerda 9

LECCIÓN 196. Es únicamente a mí mismo a quien crucifico.

Comentario: El ataque genera culpa, y la culpa se paga ante Dios y tus hermanos, posteriormente llegará el castigo final para la mente aturdida, la cual finaliza en la muerte el tortuoso camino que emprendió una vez. Tanto la culpa como el ataque, son nociones que el ego inventó, y muchas de sus creencias aledañas, permanecen inconscientes. Ambas ilusiones tiene como punto de referencia a Dios y a tu hermano, pues el ataque se proyecta fuera, y la culpa queda anclada a aquello a lo que se le inflingió daño. Continúa leyendo LECCIÓN 196. Es únicamente a mí mismo a quien crucifico.

LECCIÓN 182. Permaneceré muy quedo por un instante e iré a mi hogar.

Comentario: Nada puede evitar tu regreso, y nada podrá evitar que escuches la voz de la inocencia llamando desde más allá del tiempo y el espacio, en lo profundo de tu Ser. No tienes que hacer nada para que esto sea así, pues es lo que es natural en el Hijo de Dios. Las ilusiones que has interpuesto, sólo pueden demorar el reconocimiento del amor, pero nada más. Continúa leyendo LECCIÓN 182. Permaneceré muy quedo por un instante e iré a mi hogar.

LECCIÓN 178. Repaso de las lecciones 165 – 166

Comentario: Como Hijo de Dios se te ha confiado el universo mismo, como ego, te lo has negado separándote de todo. Desde la perspectiva del ego y sus preguntas, juicios y preocupaciones, todo lo relacionado con Dios y la relación que tiene con su Hijo, será ajeno y distorsionado. Aunque intente interpretar y entender, no lo logrará, porque el ego ha forjado un sistema de pensamiento que deja fuera la plenitud y la ausencia de conflicto. En su cosmovisión todo se deteriora y cambia, y nada es seguro, sólo la muerte. Continúa leyendo LECCIÓN 178. Repaso de las lecciones 165 – 166