LECCIÓN 265. Lo único que veo es la mansedumbre de la creación.

Ciertamente no he comprendido el mundo, ya que proyecté sobre él mis pecados y luego me vi siendo el objeto de su mirada. ¡Qué feroces parecían! ¡Y cuán equivocado estaba al pensar que aquello que temía se encontraba en el mundo en vez de en mi propia mente! Hoy veo el mundo en la mansedumbre celestial con la que refulge la creación. En él no hay miedo. No permitas que ninguno de mis aparentes pecados nuble la luz celestial que refulge sobre el mundo. Lo que en él se refleja se encuentra en la Mente de Dios. Las imágenes que veo son un reflejo de mis pensamientos. Pero mi mente es una con la de Dios. Por lo tanto, puedo percibir la mansedumbre de la creación.

En la quietud quiero contemplar el mundo, el cual refleja únicamente Tus Pensamientos, así como los Míos. Concédaseme recordar que son lo mismo, y veré la mansedumbre de la creación.


Comentario:

Que la paz tome el lugar que le corresponde en mí. Que el amor sea mi guía y mi propósito. Que recuerde que lo que ando buscando es la inocencia que ya habita en mí. En cada uno de mis pensamientos, se encuentra la posibilidad de una bendición universal, y ese es el camino que quiero recorrer.

Mi Identidad me es dada, y con ella la Santidad que le infunde poder y certeza a cada instante. No tengo más que aceptar la luz con la que fuí creado para poder extenderla, y así verla en todas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s