LECCIÓN 328. Elijo estar en segundo lugar para obtener el primero.

Comentario: Si acepto tu Guía no puedo perderme, si acepto Tu protección y cuidado, no tengo nada que temer, si acepto Tu Amor, no me sentiré desamparado. Si puedo aceptar Tu Paternidad, podré aceptar que soy Tu Hijo. Continúa leyendo LECCIÓN 328. Elijo estar en segundo lugar para obtener el primero.

LECCIÓN 326. He de ser por siempre un Efecto de Dios.

Comentario: En el sueño que dio lugar el Hijo de Dios, parece haber dos opciones, amor o miedo, Dios o el ego. Mi identidad depende de la elección que asuma como mi causa. Si acepto a Dios como mi causa, veré lo amoroso en mi y aceptaré ser el Hijo de Dios, en cambio si veo que el miedo y el dolor me han forjado, creeré ser un efecto de los mismos, aún cuando éstos los haya inventado yo, y el ego parecerá ser quien domine mis pensamientos. Continúa leyendo LECCIÓN 326. He de ser por siempre un Efecto de Dios.

LECCIÓN 324. No quiero ser guía. Quiero ser simplemente un seguidor.

Comentario: Tu Voz es infalible, pues me conduce al Amor a través del Amor. Quise trazar mi propio plan, pero al hacerlo sin Ti, éste carecía del Amor que es tu característica. En mi plan el amor es un objetivo, algo que debo alcanzar, algo que perdí o me fue arrebatado. En el tuyo, en cambio, es el principio y el fin. Continúa leyendo LECCIÓN 324. No quiero ser guía. Quiero ser simplemente un seguidor.

LECCIÓN 323. Gustosamente «sacrifico» el miedo.

Comentario: Nadie duda que desea el amor, pero pocos aceptan que desean el miedo. El primer paso en el deseo es pensarlo, imaginar la cosa del deseo, ver sus formas, y cómo sucederá aquello que deseo, y qué hará en mí, qué efectos tendrá. Hay sin duda, una gran dedicación a pensamientos falsos, pues se piensa en ellos. Continúa leyendo LECCIÓN 323. Gustosamente «sacrifico» el miedo.

LECCIÓN 320. Mi Padre me da todo poder.

Comentario: El ego intenta tomar el lugar del Hijo, y así relama todos los regalos para él. Los quiere usar para sí, en beneficio de sus fantasías de necesidad y carencia, de modo que pueda contentarse con logros y éxito. Pero lo que Dios da, se lo da al Hijo, no al ego. Cuando te identificas con éste último, no puedes tomar los regalos, porque sencillamente, no están destinados para esa parte de la mente. Continúa leyendo LECCIÓN 320. Mi Padre me da todo poder.

Este es el juicio Final de Dios:

Este es el juicio Final de Dios: “Tú sigues siendo Mi santo Hijo, por siempre inocente, por siempre amoroso y por siempre amado, tan ilimitado como tu Creador, absolutamente inmutable y por siempre inmaculado. Despierta, pues, y regresa a Mí. Yo Soy tu Padre y tú eres Mi Hijo”. Un Curso De Milagros. ¿Qué es el Juicio Final? Continúa leyendo Este es el juicio Final de Dios:

LECCIÓN 307. Abrigar deseos conflictivos no puede ser mi voluntad.

Comentario: Parece haber una inclinación a una voluntad ajena a la paz, ajena al amor, sin embargo, no es más que un sueño, un sueño de mi mismo y del mundo. Cuando estoy allí, en realidad, no estoy en ninguna parte. Si me separo del amor, ciertamente ingreso en lo falso, en lo que no significa nada. Continúa leyendo LECCIÓN 307. Abrigar deseos conflictivos no puede ser mi voluntad.