Etiqueta: Su Voluntad

LECCIÓN 365. Epílogo.

Comentario: Su Amor es total, no tiene dudas, entre dichos, flaqueos, resentimientos o cualquier otra idea que lo condicione, por ello puedes estar seguro y en paz, de que un Amor así, lo da todo, y no pide nada a cambio, pues eso sería una condición. Ya eres digno de Él, y sólo tienes que invocarlo para reconocerlo.

LECCIÓN 356. La enfermedad no es sino otro nombre para el pecado. La curación no es sino otro nombre para Dios. El milagro es, por lo tanto, una invocación que se le hace a Él.

Comentario: Elimina toda culpa llamando a la Verdad en tu mente. Toda restricción y carencia quedan desechadas ante la Luz de la Realidad del Amor. ¿Querrías evitar esto, con pensamientos que tu Padre no piensa de ti ni de la Creación? ¿Mantendrías pensamientos de obscuridad ante su Luz, con qué propósito? Ya puedes abandonar lo que no es nada, sin temor, pues no hay pérdida dejando el pensamiento del dolor atrás. El Amor te conduce hasta Él y te recibe en Él. Esa es Su Voluntad, que sea la tuya también.

LECCIÓN 348. Ni mi ira ni mi temor tienen razón de ser, pues Tú me rodeas. Y Tu gracia me basta para satisfacer cualquier necesidad que yo perciba.

Comentario: El olvido de Su Presencia es la causa de todo pesar. Pues no pensar en Él, es no pensar, y dar lugar a extrañas fabricaciones que de por sí no tienen comienzo, justificación ni solución, aunque la mente queda atrapada en todo ello y más. No sólo le atribuye un inicio y justifica, sino que intenta darle solución, y así cree en la realidad de lo que fabricó, pues lo fabricó creyendo en ello.

LECCIÓN 346. Hoy me envuelve la paz de Dios, y me olvido de todo excepto de Su Amor.

Comentario: Pareciera que antes de aceptar la paz como un hecho, debo realizar “algo” para lograrla. Como si fuese un trofeo que tengo que ganarme o conseguir a base de un esfuerzo. La paz se me concedió en mi creación, por mi Creador, sin nada a cambio, sino tan sólo por amor. ¿Pondría yo una condición para la paz que Dios no fijó? ¿Con qué motivo haría eso?

LECCIÓN 343. No se me pide que haga ningún sacrificio para encontrar la misericordia y la paz de Dios.

Comentario: Nunca Dios te quitaría algo, porque Él es el que da, nunca te dejaría desamparado porque Él es el que crea en el amor, nunca permitiría el sacrificio, pues Él es el proveedor, y nunca se opondría a tu voluntad porque Él la creó. Si tu voluntad es soñar lo que Él no dispone, no se opondrá, mas tu no podrás evitar los efectos de tu decisión, porque es tu voluntad que así sea.

LECCIÓN 336. El perdón me enseña que todas las mentes están unidas.

Comentario: La idea de la separación llega a su fin, y con ello, el final del sufrimiento y el dolor. Toda falta de entendimiento, todo conflicto, y todo pesar, tan sólo requieren perdón para ser subsanados. El perdón da paso a un estado, que no requiere ejemplos ni explicación, pues por si mismo proporciona todas las respuestas y elimina toda duda. Está más allá de la percepción, pues la reorganiza en función de la verdad.

¿Qué es el ego? Lección 331.

Comentario: El perdón cancela los efectos que una vez creí, tuvo la ilusión. Los cancela en mi mente, y por ende mi percepción se clarifica, y donde antes veía dolor, ahora veo paz. No es éste un proceso intelectual, sino una corrección en un nivel más profundo, allí donde la mente toma la decisión. Por tanto, la comprensión y paz que trae el perdón, es mucho más abarcadora que un simple proceso intelectual de lo que está bien o mal, lo adecuado, etc..

LECCIÓN 329. He elegido ya lo que Tu Voluntad dispone.

Comentario: Podemos encontrar en nosotros el reflejo, el recuerdo, la certeza de nuestra unión e identidad compartida con Dios. Tal vez nuestra atención esté centrada en cuestiones de índole práctica, de los objetos y las formas. Sin embargo, una vez que nos detenemos un instante y alzamos la mirada, esta reminiscencia viene a nosotros como una sutil caricia.