Etiqueta: responsabilidad

La ilusión es un mecanismo muy poderoso…

“La ilusión es un mecanismo muy poderoso para mantener tu atención centrada en problemas y conflictos por lo general irresolubles e interminables. La solución de los mismos no proviene del mismo plano ilusorio, porque en si el conflicto es “la ilusión”, es decir, el valor de realidad que le damos a la ilusión. Sin embargo una vez que hemos visto el conflicto, no tiene sentido evadirlo, una vez que se haya experimentado cualquier necesidad o falta de amor, será necesaria la corrección.”

Extracto de Intenta ver como Él ve (2). De las ilusiones a la verdad.

Es necesario un cambio radical…

“Ningún camino espiritual es un “solucionador de problemas para que sigas tu vida”. De hecho, es necesario un cambio radical, un renacimiento, y por tanto una muerte. Es aquí cuando los cambios y las sanaciones comienzan a suceder. Es necesario que ocurra un desprendimiento, un soltar “tus problemas” y por ende “tus soluciones”. Soltar tu vida tal cual la entiendes, por un instante. Si simplemente te ocupas del síntoma (un conflicto) para continuar con tu vida, no habría cambio real. Todos los cambios son pequeños renacimientos, disponte a renacer.”

Extracto de: Intenta ver como Él ve (1). Las ilusiones y la verdad

Perdón (1)

“No le tengas miedo al ego. Él depende de tu mente, y tal como lo inventaste creyendo en él, puedes asimismo desvanecerlo dejando de creer en él. No proyectes sobre otros la responsabilidad por esa creencia, o, de lo contrario, prolongarás su existencia. Cuando estés dispuesto a asumir total responsabilidad por la existencia del ego, habrás dejado a un lado la ira y el ataque, pues éstos surgen como resultado de tu deseo de proyectar sobre otros la responsabilidad de tus propios errores. Mas una vez que los hayas aceptado como tus propios errores, no te detengas ahí. Entrégaselos de inmediato al Espíritu Santo para que Él los deshaga completamente, de manera que todos sus efectos desaparezcan de tu mente y de la Filiación en su totalidad.”

Ucdm. Cap. 7, s. VIII