LECCIÓN 338. Sólo mis propios pensamientos pueden afectarme.

Comentario: La proyección es un mecanismo de defensa del ego, pues mediante ella, la mente se desentiende de sus propias decisiones y las coloca afuera, responsabilizando así a factores externos, de lo que ella misma ha elegido. El soñador, como parte de su condición, prefiere creer que es el sueño y no él, el que determina las condiciones. Pero en este intento, olvida y no sin su propia complicidad, de que el significado sólo lo puede otorgar la mente, y que sus reacciones están en referencia a los significados que ella misma otorgó. Continúa leyendo LECCIÓN 338. Sólo mis propios pensamientos pueden afectarme.

LECCIÓN 276. Se me ha dado la Palabra de Dios para que la comparta.

Comentario: Mi significado reside en mi Creador. No es necesario que siga buscando el sentido de mi existencia y de todas las cosas. Todo lo que soy, y todo lo que deseo es el Amor que me fue dado, pues es lo único que es Verdad. Mi propósito es así mismo, extender lo que soy. Como Hijo de Dios, mi paz reside en la total identificación con mi Ser. Continúa leyendo LECCIÓN 276. Se me ha dado la Palabra de Dios para que la comparta.

LECCIÓN 258. Que recuerde que Dios es mi objetivo.

Comentario: Lo único que deseo es recordar la relación que tengo contigo Padre. ¿Qué más es necesario cuando todo lo que hace a mi felicidad y a mi Ser se encuentra allí? ¿Qué podría substituir tal plenitud? Que recuerde que Tú no estás lejos, ni fuera de mí, que no eres ajeno ni extraño a mi Ser, sino que mi Ser es una extensión plena y completa de Ti. Continúa leyendo LECCIÓN 258. Que recuerde que Dios es mi objetivo.

LECCIÓN 257. Que no me olvide de mi propósito.

Comentario: A medida que transcurren las horas del día, que mi mente se mantenga firme en su propósito de recordar el amor que es. Que no busque otra cosa, justificando así desviaciones innecesarias de mi propósito. Sólo tengo que darme el tiempo suficiente para escuchar la Voz que habla en favor de la paz. Continúa leyendo LECCIÓN 257. Que no me olvide de mi propósito.

LECCIÓN 186. De mí depende la salvación del mundo.

Comentario: La unificación de la mente en un sólo propósito le devuelve la consistencia e integración que llevan inevitablemente a la paz. Pues ya no hay oposición ni conflicto interno, al ser todo uno y lo mismo. Todo se encuentra bajo la guía de una sola Luz, que contempla todo de una sola manera, y por ende cohesiona las aparentes diferencias en un sólo significado. Continúa leyendo LECCIÓN 186. De mí depende la salvación del mundo.

LECCIÓN 152. Tengo el poder de decidir.

Comentario: Siempre decides en base a una referencia la cual es proporcionada por el ego-yo o el Espíritu Santo. Dos sistemas de pensamiento que dan lugar a experiencias y mundos completamente diferentes. Uno basado en la escasez, el conflicto, la oposición y el miedo. El otro en la unidad, el amor y la imposibilidad de sufrir cualquier pérdida, pues no está fragmentado. Continúa leyendo LECCIÓN 152. Tengo el poder de decidir.

Relaciones (4) El sueño personal

Todos los egos están en busca de la realización de su sueño personal. Un conglomerado difuso de fantasías acerca de la felicidad y otro más obscuro y oculto, de las fantasías de dolor, culpabilidad y castigo. Aunque difuso por momentos, es en gran medida el pulso de “nuestros” deseos. Los sueños personales se colisionan, contraponen y eclipsan entre si en todas las relaciones. A la … Continúa leyendo Relaciones (4) El sueño personal

Entrenamiento Mental (4) Pensamiento, emoción, atención

Miles de estímulos suceden cada día, e incluso a cada hora. ¿Cómo puedo sostener mi estado de paz en un mundo que parece demandar de mi tantas cosas? El propósito es la clave. Darle un propósito a mis acciones, a mis relaciones, a las situaciones en las que participó, es lo que ofrece a la mente, la posibilidad de trascender los estímulos distractores. El propósito … Continúa leyendo Entrenamiento Mental (4) Pensamiento, emoción, atención