LECCIÓN 167. Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.

Comentario: Santo Hijo de Dios, decide en favor de tu felicidad, de tu libertad y de tu paz. Tan sólo haz esto y nada más. ¿Por qué ibas a elegir otra cosa para ti o para otro? Te sientes impotente ante las ideas que tú mismo haz forjado, sólo porque decidiste vivir un instante de inconsciencia para no reconocerlas como tuyas, y como lo que son. Continúa leyendo LECCIÓN 167. Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.

LECCIÓN 163. La muerte no existe. El Hijo de Dios es libre.

Comentario: Las percepciones han cegado tu visión, pues les has otorgado un valor que no tienen. Se han vuelto el centro de tu actividad, y te has sometido a ellas respondiendo a cada una con gran aceptación y servilismo, sin permitirte dudar ni un instante de su realidad, o cuestionar de dónde provienen. Continúa leyendo LECCIÓN 163. La muerte no existe. El Hijo de Dios es libre.