Etiqueta: Misericordia

LECCIÓN 235. Dios, en Su misericordia, dispone que yo me salve.

Comentario: ¿Qué más tienes que hacer sino aceptar Su Voluntad? ¿Y qué esfuerzo supone para ti aceptar lo que Él dispone? ¿Qué tanto te puedes demorar en elegir tu felicidad? Ciertamente ésta es la elección más simple jamás vista, por la cual te demoras innecesariamente, creyendo que puedes perder algo preciado.

SEGUNDA Parte. Introducción

Comentario: Aguarda tranquilamente confiando en Su Amor. Deposita tu fe en Él, y descansa en la quietud, pues es Él el que responderá, Él es la respuesta, Él es el que brindará los medios, ya que Él es el medio, y Él el que proporcionará la certeza. Descansa y recíbelo en paz.

Venga a mi una nueva percepción (12)

“Tu Hijo está a salvo dondequiera que se encuentre porque Tú estás allí con él. Sólo con que invoque Tu Nombre recordará su seguridad y Tu Amor, pues éstos son uno. ”

Un Curso De Milagros. Lección 244.

Venga a mi una nueva percepción (11)

“Hoy soy redimido, y vuelvo a nacer en un mundo misericordioso y solícito; un mundo lleno de bondad en el que reina la paz de Dios.”

Un Curso De Milagros. Lección 306.

Dios es misericordioso (5)

“Dios da sólo con el propósito de unir. Para Él, quitar no tiene sentido. Y cuando tampoco lo tenga para ti, sabrás a ciencia cierta que compartes una sola Voluntad con Él, así como Él contigo.”

Un Curso De Milagros. Lección 185.

Te darás cuenta de su guía por los resultados…

““Su voz te guiará muy concretamente”, es una afirmación muy poderosa y cierta. Te darás cuenta de su guía por los resultados, por “sus frutos”. No habrá más que paz, libertad y amor. Con ello, incluirás a todo y a todos, porque el amor es inclusivo. Su Voz guía por caminos serenos. Puede que por un instante tengas que hacer frente a las ilusiones, al miedo, pero ello no implica daño.”

Extracto de Intenta ver como Él ve (3). La corrección

Venimos llenos de gratitud…

“Venimos llenos de gratitud y aprecio, con las manos vacías y con nuestras mentes y corazones abiertos, pidiendo tan sólo lo que Tú concedes.”

Lección 306. Ucdm.