LECCIÓN 153. En mi indefensión radica mi seguridad.

Comentario: Abandona el miedo. Deja de valorar la confusión y la culpabilidad. Estos estados son elecciones, resultados de una forma de pensar. No te son impuestos, ni vienen de fuera. Los eriges porque crees que de alguna manera «no puedes» elegir o superar algo. No te sientes digno de algo «mejor», y así rexignas tu poder, a la debilidad. Crees a su vez que te pueden proteger de un daño mayor, en caso de tomar otro camino. Nada de esto es así. Continúa leyendo LECCIÓN 153. En mi indefensión radica mi seguridad.

Lección 135. Si me defiendo he sido atacado.

Comentario: No se trata de rechazar al cuerpo o a las ilusiones, sino de darles el lugar que les corresponde. Así permites la intervención del Espíritu Santo, y con ello pasan a ser útiles por un tiempo, mientras tu mente se reconcilia consigo misma. Esta es la única función que el Espíritu Santo ve en ellas: no son más que un medio de aprendizaje temporal. Y todo aprendizaje bien concebido señala en una única dirección: Éres tal como Dios te creó, no lo que tú crees haber hecho de ti. Continúa leyendo Lección 135. Si me defiendo he sido atacado.

Relaciones (2) Yo-yo, mí-mí

Mi miedo, mis problemas, mis ansiedades, todo lo que me falta o tengo, lo que creo que se me arrebató o perdí por la tempestad del mundo y la vida, el daño que creí cometer, todo ello es un fardo pesado que arrojamos inconscientemente sobre el otro. En una defensa acérrima al temor de que vuelva a pasar, interpongo todas mis preocupaciones antes de relacionarme … Continúa leyendo Relaciones (2) Yo-yo, mí-mí