Etiqueta: defensa

LECCIÓN 153. En mi indefensión radica mi seguridad.

Comentario: Abandona el miedo. Deja de valorar la confusión y la culpabilidad. Estos estados son elecciones, resultados de una forma de pensar. No te son impuestos, ni vienen de fuera. Los eriges porque crees que de alguna manera “no puedes” elegir o superar algo. No te sientes digno de algo “mejor”, y así rexignas tu poder, a la debilidad. Crees a su vez que te pueden proteger de un daño mayor, en caso de tomar otro camino. Nada de esto es así.

Lección 135. Si me defiendo he sido atacado.

Comentario: No se trata de rechazar al cuerpo o a las ilusiones, sino de darles el lugar que les corresponde. Así permites la intervención del Espíritu Santo, y con ello pasan a ser útiles por un tiempo, mientras tu mente se reconcilia consigo misma. Esta es la única función que el Espíritu Santo ve en ellas: no son más que un medio de aprendizaje temporal. Y todo aprendizaje bien concebido señala en una única dirección: Éres tal como Dios te creó, no lo que tú crees haber hecho de ti.

Todas las definiciones de ti mismo son limitaciones

Si hablo las lengua de los hombres y las de los ángeles y no tengo caridad, me convierto en bronce que resuena y campana que toca.
(1 Corintios 13:1). Esto quiere decir: si
reduces la forma de tu expresión de la pasión, el verdadero oro de la felicidad y alegría que es Dios, se convertirá en el bronce de la estrechez, de la temible idolatría de la pasión de tu expresión de ti mismo. Todas las definiciones de ti mismo son limitaciones de la pasión de tu habilidad creativa, sin excepción. Siempre las reduces a golpes de campanas. Las escuchas como vidrio que se quiebra y como cosas que se van con él. ¿Por qué? Porque has restringido la realidad de tu mente creativa.

Master Teacher