LECCIÓN 352. Los juicios son lo opuesto al amor. De los juicios procede todo el dolor del mundo, y del amor, la paz de Dios.

El perdón ve sólo impecabilidad, y no juzga. Ésta es la manera de llegar a Ti. Los juicios me vendan los ojos y me ciegan. El amor, que aquí se refleja en forma de perdón, me recuerda, por otra parte, que Tú me has proporcionado un camino para volver a encontrar Tu paz. Soy redimido cuando elijo seguir ese camino. Tú no me has dejado desamparado. Dentro de mí yace Tu recuerdo, así como Uno que me conduce hasta él. Padre, hoy quiero oír Tu Voz y encontrar Tu paz. Pues quiero amar mi propia Identidad y encontrar en Ella el recuerdo de Ti.


Comentario:

Pide a tu Guía interno que te ofrezca su fortaleza, confía en Él y en lo que puedes hacer junto a Él. Él te recuerda tu propio poder, no te está dando nada externo a ti, ni nada que no te pertenezca ya.

En un mundo de olvido, ciertamente recurrir a Él para que te recuerde la distinción entre la Verdad y la ilusión, te allanará enormemente el camino. No pretendas hacer esto sólo, pues estarías descartando el mayor regalo que se te ha concedido en un sueño de gran confusión y pérdidas constantes. Confía en la fortaleza que proviene de aceptar la Verdad, pues nunca se te abandona cuando elijes en favor del Cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s