LECCIÓN 324. No quiero ser guía. Quiero ser simplemente un seguidor.

Padre, Tú eres Quien me dio el plan para mi salvación. Eres asimismo Quien determinó el camino que debo recorrer, el papel que debo desempeñar, así como cada paso en el sendero señalado. No puedo perderme. Tan sólo puedo elegir desviarme por un tiempo, y luego volver. Tu amorosa Voz siempre me exhortará a regresar, y me llevará por el buen camino. Mis hermanos pueden seguir el camino por el que les dirijo. Mas yo simplemente recorreré el camino que conduce a Ti, tal como Tú me indiques y quieras que yo haga.

Sigamos, por lo tanto, a Uno que conoce el camino. No tenemos por qué rezagarnos, ni podemos soltarnos de Su amorosa Mano por más de un instante. Caminamos juntos, pues le seguimos. Y es Él Quien hace que el final sea seguro y Quien garantiza que llegaremos a salvo a nuestro hogar.


Comentario:

Tu Voz es infalible, pues me conduce al Amor a través del Amor. Quise trazar mi propio plan, pero al hacerlo sin Ti, éste carecía del Amor que es tu característica. En mi plan el amor es un objetivo, algo que debo alcanzar, algo que perdí o me fue arrebatado. En el tuyo, en cambio, es el principio y el fin.

¡Qué lejos me he extraviado, pensando que debía hacer algo para conseguir lo que ya me diste! Sólo en éste, mi sueño de carencia, podría tener al amor tan lejos, tan confundido con una necesidad y tan débil que no se parece a nada. Me haré a un lado Padre, y dejaré que tu respuesta guíe mi camino, según tu amorosa Voluntad dispone para su Hijo, que éste sea uno contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s