LECCIÓN 318. Yo soy el medio para la salvación, así como su fin.

En mí – el santo Hijo de Dios – se reconcilian todos los aspectos del plan celestial para la salvación del mundo. ¿Qué podría estar en conflicto, cuando todos los aspectos comparten un mismo propósito y una misma meta? ¿Cómo podría haber un solo aspecto que estuviese separado o que tuviese mayor o menor importancia que los demás? Yo soy el medio por el que el Hijo de Dios se salva, porque el propósito de la salvación es encontrar la impecabilidad que Dios ubicó en Mí. Fui creado como aquello tras lo cual ando en pos. Soy el objetivo que el mundo anda buscando. Soy el Hijo de Dios, Su único y eterno amor. Yo soy el medio para la salvación, así como su fin.

Permíteme hoy, Padre mío, asumir el papel que Tú me ofreces al pedirme que acepte la Expiación para mí mismo. Pues lo que de este modo se reconcilia en mí se reconcilia igualmente en Ti.


Comentario:

El deshacimiento de mi identidad separada, da paso a la aceptación de mi verdadera Identidad como Hijo de Dios. Así quedo libre para hacer la Voluntad de Dios, la cual no es más que la manifestación de mi Ser crísitico. Éste se encuentra velado de mi conciencia, pero no ausente.

En mi mente se encuentra por tanto, la decisión. No quiero dilatar mi paz, viéndome a través de los ojos del ego. Su entendimiento, interpretación y dirección, no me llevarán más allá de él. Necesito aceptar la dirección que se me ha ofrecido desde más allá de mi conciencia separada, y junto a ella abandonar la ilusión de mi mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s