LECCIÓN 267. Mi corazón late en la paz de Dios.

Lo que me rodea es la vida que Dios creó en Su Amor. Me llama con cada latido y con cada aliento; con cada acción y con cada pensamiento. La paz llena mi corazón e inunda mi cuerpo con el propósito del perdón. Ahora mi mente ha sanado, y se me concede todo lo que necesito para salvar al mundo. Cada latido de mi corazón me inunda de paz; cada aliento me infunde fuerza. Soy un mensajero de Dios, guiado por Su Voz, apoyado por Su amor y amparado eternamente en la quietud y en la paz de Sus amorosos Brazos. Cada latido de mi corazón invoca Su Nombre, y cada uno es contestado por Su Voz, que me asegura que en Él estoy en mi hogar.

Que preste atención sólo a Tu Respuesta, no a la mía. Padre, mi corazón late en la paz que el Corazón del Amor creó. Y es ahí y sólo ahí donde estoy en mi hogar.


Comentario:

Tu relación con Dios es tu Hogar, la morada de tu plenitud y de tu paz. ¿Para qué substituirla con ilusiones, si no tienes más que invocar Su Nombre para estar con Él? No te dejes engañar por las tentaciones del ego, pues nada de ello es consistente, y se desvanece al tiempo que tú no le das el valor que no tiene.

Serena tu mirada, sosiega tus pensamientos y aquieta tu andar, pues no es necesario ir detrás de nada, cuando Dios te lo da todo aquí y ahora, sin condiciones. Lo único que necesitas es una mente abierta, para que Su Amor pueda ser acogido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s