LECCIÓN 259. Que recuerde que el pecado no existe.

El pecado es el único pensamiento que hace que el objetivo de alcanzar a Dios parezca irrealizable. ¿Qué otra cosa podría impedirnos ver lo obvio, o hacer que lo que es extraño y distorsionado parezca más claro? ¿Qué otra cosa sino el pecado nos incita al ataque? ¿Qué otra cosa sino el pecado podría ser la fuente de la culpabilidad y exigir castigo y sufrimiento? ¿Y qué otra cosa sino el pecado podría ser la fuente del miedo, al eclipsar la creación de Dios y conferirle al amor los atributos del miedo y del ataque?

Padre, hoy no quiero ser presa de la locura. No tendré miedo del amor ni buscaré refugio en su opuesto. Pues el amor no puede tener opuestos. Tú eres la Fuente de todo lo que existe. Y todo lo que existe sigue estando Contigo, así como Tú con ello.


Comentario:

Sólo veo mis propios pensamientos. Puedo pensar que estoy sólo, separado y a la deriva contra el mundo, o puedo pensar que soy uno con mi Creador, y todo aquello que me rodea, pues no hay nada separado de mí. Según lo que elija pensar, así veré, experimentaré y me comportaré.

Elijo recordar la Unicidad y al Amor como principio que gobierna todas las cosas. Así mi mente se dispone a recibir la Verdad y dejar atrás las ilusiones. No valoraré aquello que no corresponda con el amor, y no intentaré justificarlo, pues reconozco que es un pensamiento proveniente de una mala elección. No deseo hacer de las ilusiones mi verdad, Dios es mi Fuente, y eso es lo único que es Verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s