LECCIÓN 254. Que se acalle en mí toda Voz que no sea la de Dios.

Padre, hoy quiero oír sólo Tu Voz. Vengo a Ti en el más profundo de los silencios para oír Tu Voz y recibir Tu Palabra. No tengo otra oración que ésta: que me des la verdad. Y la verdad no es sino Tu Voluntad, que hoy quiero compartir Contigo.

Hoy no dejaremos que los pensamientos del ego dirijan nuestras palabras o acciones. Cuando se presenten, simplemente los observaremos con calma y luego los descartaremos. No deseamos las consecuencias que nos acarrearían. Por lo tanto, decidimos no conservarlos. Ahora se han acallado. Y en esa quietud, santificada por Su Amor, Dios se dirige a nosotros y nos habla de nuestra voluntad, pues hemos decidido recordarle.


Comentario:

Es en Su Amor y en Su Misericordia dónde logramos acallar los vanos estruendos que nos separan de la paz, y el silencio llega para acompañar y recibir con calma la verdad sobre nuestra Identidad. Sólo tengo que elegir Su Presencia.

Hoy decido que sea Tu Voluntad, la que reconozco como mía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s