LECCIÓN 249. El perdón pone fin a todo sufrimiento y a toda sensación de pérdida.

El perdón nos ofrece un cuadro de un mundo en el que ya no hay sufrimiento, es imposible perder y la ira no tiene sentido. El ataque ha desaparecido y a la locura le ha llegado su fin. ¿Qué sufrimiento podría concebirse ahora? ¿En qué pérdida se podría incurrir? El mundo se convierte en un remanso de dicha, abundancia, caridad y generosidad sin fin. Se asemeja tanto al Cielo ahora, que se transforma en un instante en la luz que refleja. Y así, la jornada que el Hijo de Dios emprendió ha culminado en la misma luz de la que él emanó.

Padre, queremos devolverte nuestras mentes. Las hemos traicionado, sumido en la amargura y atemorizado con pensamientos de violencia y muerte. Ahora queremos descansar nuevamente en Ti, tal como Tú nos creaste.


Comentario:

La falta de perdón es la causa de todo pesar. Allí dónde la mente se coloca en un lugar de dolor y carencia, se ha negado a sí misma, y lo único que puede hacer para enmendar eso, es deshacer la creencia que dio lugar a semejante estado.

La creencia en la separación está tan arraigada, que parece difícil abandonar su refugio y aceptar la verdad. Sin embargo, puedes mantenerte atento en favor de la paz que deseas, y por ende, de eliminar todo pensamiento de ataque de tu mente. Para ello se concibió el perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s