LECCIÓN 244. No estoy en peligro en ningún lugar del mundo.

Tu Hijo está a salvo dondequiera que se encuentre porque Tú estás allí con él. Sólo con que invoque Tu Nombre recordará su seguridad y Tu Amor, pues éstos son uno. ¿Cómo puede temer, dudar o no darse cuenta de que es imposible que pueda sufrir, estar en peligro o ser infeliz cuando él te pertenece a ti, es bienamado y amoroso, y está por siempre a salvo en Tu Paternal abrazo?

Y ahí es en verdad donde nos encontramos. No hay tormenta que pueda venir a azotar el santuario de nuestro hogar. En Dios estamos a salvo, pues, ¿qué podría suponer una amenaza para Dios, o venir a asustar a lo que por siempre ha de ser parte de Él?


Comentario:

Tu plenitud está asegurada en la Voluntad de Dios. Pero cuando te separas de Él, todo ello también parece desvanecerse, aunque sólo de tu propia conciencia. El sueño de separación, es el sueño de la pérdida de la plenitud.

Esto es un sueño porque no es posible. Mas, puedes albergar en tu mente la posibilidad de que si lo es, y por ello lo experimentas. No hay lugar donde Dios no esté, y no hay momento en el que Él te haya dejado desamparado. Siempre estás a su cuidado. Despierta a la Verdad de Su Amor y de tu perfecta relación con Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s