LECCIÓN 232. Permanece en mi mente todo el día, Padre mío.

Padre mío, permanece en mi mente desde el momento en que me despierte, y derrama Tu luz sobre mi todo el día. Que cada minuto sea una oportunidad más de estar Contigo. Y que no me olvide de darte las gracias cada hora por haber estado conmigo y porque siempre estás ahí presto a escucharme y a contestarme cuando te llamo. Y al llegar la noche, que todos mis pensamientos sigan siendo acerca de Ti y de Tu Amor. Y que duerma en la confianza de que estoy a salvo, seguro de Tu cuidado y felizmente consciente de que soy Tu Hijo.

Así es como debería ser cada día. Practica hoy el final del miedo. Ten fe en Aquel que es tu Padre. Deja todo en Sus Manos. Deja que Él te revele todo y no te desanimes, pues eres Su Hijo.


Comentario:

Que mí mente no se aparte de la senda en la cual, el anhelo por la verdad permanece firme e inmaculado. No tengo que hacer otra cosa que pensar en Él, buscarlo a Él, invitarlo a Él. Que ningún juicio nuble mi entendimiento, pues en ello no hay más que ignorancia.

Espíritu Santo, guía mí mente para que mis jornadas estén en la senda correcta. Haz que todo lo que acontece sea una forma de recordar a mí Padre. Quiero hacer de cada pensamiento una invocación, y sé que Tu Fortaleza me ayudará a lograrlo. Entrego todo lo que creo a cambio de un instante santo de unión. Gracias Padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s