LECCIÓN 211. Repaso de la lección 191.

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.

(191) Soy el santo Hijo de Dios Mismo.

En silencio y con verdadera humildad busco la gloria de Dios a fin de contemplarla en el Hijo que Él creó como mi Ser.

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


Comentario:

Puedes dedicar tu tiempo y tu atención a las creencias que justifican la separación y tratar de refutarlas por medio de algún razonamiento, lo cual es siempre tedioso y te adentra por laberintos difíciles de atravesar. O puedes buscar la luz en ti, el reflejo de Su Amor en ti, y reconocer tu santidad. Así, estableces un punto de partida que te ahorrará interminables búsquedas.

Deja de buscar fuera lo que se encuentra dentro. No estás sólo, ni desprovisto de amor. La luz está contigo, y en ella, todas las respuestas y necesidades son satisfechas sin esfuerzo, pues sólo busca la gloria del Hijo. Deja a un lado toda creencia de insuficiencia, y acepta el Amor de Dios en tu corazón. Escucha, no intentes interpretar, escucha y recibe. Nada más es necesario cuando te estás abriendo a la luz, pues el resto lo hace ella misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s