LECCIÓN 207. Repaso de la lección 187.

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.

(187) Bendigo al mundo porque me bendigo a mí mismo.

La bendición de Dios irradia sobre mí desde dentro de mi corazón, donde Él mora. No necesito más que dirigirme a Él y todo pesar desaparece conforme acepto Su infinito Amor por mí.

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


Comentario:

Nada “afuera” de ti podrá satisfacerte, porque nada que este fuera es real. Sólo la verdad trae paz, pues sólo el Amor es verdad. No hay otra búsqueda que la del amor, que aunque no se puede perder, si se puede soñar con su pérdida.

Dios no está oculto, sin embargo, tus pensamientos de temor se interponen, generando una distancia ilusoria, mas, con sólo aquietarte y ver la falsedad y lo injustificado del temor, podrás despejar el camino hacia el reconocimiento de lo que ya está ahí.

Pide ayuda, pues la tienes. Abandona el miedo y todo pensamiento que el ego te presente como opción, y verás que una nueva opción vendrá a reemplazarlo con amor y con paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s