LECCIÓN 145. Repaso de las lecciones 129 – 130

Mi mente alberga sólo lo que pienso con Dios.

(129) Más allá de este mundo hay un mundo que deseo.

(130) Es imposible ver dos mundos.


Comentario:

No fuiste creado para sufrir, y ciertamente no tienes motivos reales para hacerlo. Tu desviación de la voluntad general de la creación, te ha dejado marginado en su glorioso canto. Pero este canto que es dicha, tiene tal fuerza en ti, que te sientes atraído de una manera irresistible, que no puedes explicar.

Podrás demorar tu retorno, pero no evitarlo. Reconocerás la unicidad de la cual ya éres parte, y todo lo que pensabas sobre tus dificultades se disolverá como la noche cuando emerje el sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s