LECCIÓN 116. Repaso de las lecciones 101 – 102

(101) La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.

La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.

Lo único que me puede hacer sufrir es la creencia de que hay otra voluntad aparte de la Suya.

(102) Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.

Comparto lo que la Voluntad de mi Padre dispone para mí, Su Hijo. Lo que Él me ha dado es lo único que quiero.

Lo que Él me ha dado es lo único que existe.

A la hora en punto:

La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.

Media hora más tarde:

Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.


Comentario:

“No hay más Voluntad que la de Dios” sigue siendo una afirmación verdadera y unificadora. También se desprende de ello, que no hay más paz que la paz de Dios, como tampoco hay otro amor que el Amor de Dios.

Hasta no completar este reconocimiento sin opuestos en nuestra propia mente, seguiremos generando pensamientos opuestos y por ende, efectos opuestos a la Voluntad de Dios. Por ello soñamos. No sólo porque es imposible oponerse a Dios, ya que tan sólo Él y su creación que es como él existe, sino porque nuestro Ser no quiere oponerse. Por ello “vivimos” en un sueño, donde parece haber un ser que sí se opone, y un mundo que está olvidado por Dios.

Hoy puedes renunciar a todos los pensamientos de ataque y miedo, de oposición a la Voluntad de Dios, y unirte a Él en el reconocimiento de su Presencia en ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s