LECCIÓN 102. Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.

Tú no quieres sufrir. Tal vez creas que el sufrimiento te puede aportar algo, y puede que en cierta medida todavía creas que te aporta algo que deseas. Esta creencia, no obstante, ha quedado sin duda quebrantada ahora, por lo menos lo suficiente como para permitirte ponerla en duda y empezar a sospechar que en realidad no tiene sentido. Aún no ha desaparecido, mas ya no tiene las raíces que en un tiempo la sujetaban con firmeza a los ocultos y tenebrosos recovecos de tu mente.

Hoy trataremos de disminuir aún más su debilitado agarre, y de darnos cuenta de que el dolor no tiene objeto, ni causa, ni poder alguno con que lograr nada. No puede aportarte nada en absoluto No te ofrece nada y no existe. Y todo lo que crees que te ofrece es tan inexistente como él. Has sido esclavo de algo que no es nada. Sé libre hoy de unirte a la feliz Voluntad de Dios.

Durante varios días continuaremos dedicando nuestras sesiones de práctica a llevar a cabo ejercicios que han sido diseñados para ayudarte a encontrar la felicidad que la Voluntad de Dios ubicó en ti. Ahí se encuentra tu hogar y tu seguridad. Ahí se encuentra tu paz y ahí no hay miedo. Ahí se encuentra la salvación. Ahí por fin encuentras descanso.

Da comienzo hoy a tus sesiones de práctica con esta declaración de que aceptas lo que la Voluntad de Dios dispone para ti:

Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz. Y acepto ahora la felicidad como mi función.

Busca entonces esa función en lo más recóndito de tu mente, pues está ahí, esperando tan sólo tu decisión. No puedes dejar de encontrarla una vez que te des cuenta de que ésa es tu decisión y de que compartes con Dios Su Voluntad.

Sé feliz, pues tu única función aquí es la felicidad. No tienes por qué ser menos amoroso con el Hijo de Dios que Aquel Cuyo Amor lo creó tan amoroso como Él Mismo. Además de estos descansos de cinco minutos cada hora, haz frecuentes pausas hoy para decirte a ti mismo que ahora has aceptado la felicidad como tu única función aquí. Y ten por seguro que al hacer esto te estarás uniendo a la Voluntad de Dios.


Comentario:


Qué pasa si dejas de juzgar? Tu mundo desaparece. Qué pasa si dejas de sufrir?

Todo sufrimiento refleja una decisión, y en cada decisión hay un propósito.
Toda forma de dolor, es una forma de separación, es decir, la manera en que yo elijo separarme, justificar mi ego (mi versión de las cosas, del mundo y los demás, de mi mismo), e incluso, la substitución del poder de Dios por el “mio propio”.

El ego-yo ha utilizado el sufrimiento como un medio para justificar su existencia y por ende, el mundo de culpa, ataque y miedo. Pero esto no deja de ser una decisión de la mente, y por cierto, una mala decisión, que puede ser revocada.

“Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz. Y acepto ahora la felicidad como mi función.”

Hemos visto, que las enseñanzas del ego-yo dejan nuestras “arcas yermas”. Intercambiemos nuestra voluntad de vernos débiles y limitados por la de Dios. Por un instante, intercambiemos la atención que le ofrecemos a la impotencia por la felicidad y el amor, los cuales son todo el Poder del Universo. Aceptemos Su Voluntad para nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s