LECCIÓN 88. Repaso de las lecciones 75 – 76

(75) La luz ha llegado.

Al elegir la salvación en lugar del ataque, estoy simplemente eligiendo reconocer lo que ya está ahí. La salvación es una decisión que ya se tomó. El ataque y los resentimientos no existen como opciones. Por eso es por lo que siempre elijo entre la verdad y la ilusión; entre lo que está y lo que no está ahí. La luz ha llegado. Solamente puedo elegir la luz porque no hay otra alternativa. La luz ha reemplazado a la obscuridad, y la obscuridad ha desaparecido.

Las siguientes variaciones pueden ser útiles para las aplicaciones concretas de esta idea:

Esto no puede mostrarme la obscuridad, pues la luz ha llegado.

Tu luz, [nombre] es lo único que quiero ver.

No quiero ver en esto más que lo que hay ahí.

(76) No me gobiernan otras leyes que las de Dios.

He aquí la perfecta declaración de mi libertad. No me gobiernan otras leyes que las de Dios. La tentación de inventar otras leyes y de permitir que me subyuguen me acecha constantemente. Sufro únicamente porque creo en ellas. Pero en realidad no me afectan en absoluto. Estoy perfectamente a salvo de los efectos de cualquier ley, excepto las de Dios. Y las Suyas son las leyes de la libertad.

Para las aplicaciones concretas de esta idea, las siguientes variaciones pueden resultar útiles:

Mi percepción de esto me muestra que creo en leyes que no existen.

Veo únicamente las leyes de Dios operando en esto.

Permítaseme dejar que sean las leyes de Dios las que operen en esto, y no las mías.


Comentario:

No es con la percepción del ego con la cual veré las leyes de Dios. Por el contrario, al ver las leyes de Dios, la percepción del ego se desvanece, y el miedo que antes veía ya no está ahí. Una desplaza a la otra. Las leyes de Dios no son aplicables al mundo tal cual lo percibe el ego. Lo que percibe el ego es falso y no existe. Aceptar la Voluntad de Dios te permite ver el reflejo de la Realidad de Su Amor.

¿Crees que las leyes de Dios albergan desastre y muerte? No confundas al ego con Dios. Ese mundo, es el que quieres abandonar, y es mediante el perdón de lo que nunca fue. No puedes hacer de una interpretación ilusoria verdad, y después perdonarla. La ilusión requiere que se le reconozca tal como lo que es. Darle realidad, te confunde a ti mismo con un ego. Sólo reconoce que estás viendo algo que Dios jamás creó, y pide la corrección en tu mente.

Solo aceptando la luz en tu mente, la cual Dios colocó allí, podrá tener sentido Su Plan. Es la luz que mora en ti la que te ofrece la visión que has olvidado. Al estar tan dispuesto a escuchar los designios del ego, has perdido de vista la interpretación del Espíritu Santo. Mas, Él está ahí contigo, esperando que recurras a Él. Ve hacia el, acude por su Voz, escucha su mensaje, y recuerda quién eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s