LECCIÓN 83. Repaso de las lecciones 65 – 66

(65) Mi única función es la que Dios me dio.

No tengo otra función salvo la que Dios me dio. Este reconocimiento me libera de todo conflicto porque significa que no puedo tener metas conflictivas. Al tener un solo propósito, siempre estoy seguro de lo que debo hacer, de lo que debo decir y de lo que debo pensar. Toda duda no puede sino desaparecer cuando reconozco que mi única función es la que Dios me dio.

Las aplicaciones más concretas de esta idea podrían hacerse con las siguientes variaciones:

Mi percepción de esto no altera mi función.

Esto no me confiere una función distinta de la que Dios me dio.

No me valdré de esto para justificar una función que Dios no me dio.

(66) Mi función y mi felicidad son una.

Todas las cosas que proceden de Dios son una. Proceden de la Unicidad* y tienen que ser recibidas cual una sola. Desempeñar mi función es mi felicidad porque ambas cosas proceden de la misma Fuente. Y debo aprender a reconocer lo que me hace feliz, si es que he de encontrar la felicidad.

Algunas variaciones útiles para aplicar concretamente esta idea podrían ser:

Esto no puede separar mi felicidad de mi función.

La unidad que existe entre mi felicidad y mi función no se ve afectada en modo alguno por esto.

Nada, incluido esto, puede justificar la ilusión de que Puedo ser feliz si dejo de cumplir mi función.


Comentario:

¡Qué la forma del problema no te engañe, pues tu única función te revela tu felicidad ante cualquier situación! Perdonar la ilusión y así liberar tu mente para aceptar la verdad, no está condicionado al tiempo o al espacio. Pues es lo único que el tiempo y el espacio requiere, es que se lo mire más allá de lo que aparenta ser.

Ve en busca de lo eterno, si no recuerdas a Dios, elije de nuevo. Recuerda a Dios y se libre, es el propósito del tiempo y del espacio, según sigas al Espíritu Santo. No te detengas en la forma del ataque, recuerda que no hay grados de dificultad en los milagros, porque no hay límites para Dios. Pero si limitas tu mente a las leyes del ego, no podrás ver más allá de su escasa interpretación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s