Confusión de niveles (3) Rechazar el dolor, no ayuda

¿Qué nos motiva a darle este énfasis a la confusión de niveles? El ego habita en la confusión, es su mentor. Es preciso no desatender contradicciones, oposiciones, dualidades… Allí el ego mora y se refugia. Es ahí donde nuestros esfuerzos son coartados por un viento seco y árido.. Los frutos son escasos, porque nuestras fuerzas internas, están en oposición… Tomar la totalidad de la enseñanza, aceptar totalidades, permitir la Unicidad sin contradicción, es el final de la separación.

“La gracia de Dios descansa dulcemente sobre los ojos que perdonan, y todo lo que éstos contemplan le habla de Dios al espectador. […] 6La dulzura de su mirada descansa sobre sí mismo con toda la ternura que les ofrece a los demás. 7Pues sólo quiere curar y bendecir.” Un Curso de Milagros, Cap. 25, VI

La aceptación de que éste es un mundo que requiere corrección, perdón o curación, pone al descubierto la trama del ego, ya que si fuese perfecto, sería tal como dios lo creó. Mas, ya estamos en posición de ordenar un poco esta confusión (ver Confusión de niveles (2) El best seller del ego).

Aquí nada es perfecto (en el mundo del ego), aunque todo es perfectible. De hecho el Espíritu Santo (la Gracia de Dios, la Luz, la Inteligencia Universal), realiza un trabajo formidable ofreciendo la percepción del mundo perdonado, corrigiendo cada suspiro de sacrificio y dolor.

En el curso se nos pide ver al pecado como un error, y así también insta a su corrección. Si bien el pecado es una ilusión, y por tanto el error también, hay un estado mental que ve y reconoce sus efectos, y por sobre todo se identifica con ellos haciéndolos pasar por “reales”, experimentándolos a su vez como tales.

Piensa por un momento en alguien que tenga dolor físico. ¿Eso es perfecto? Tal vez por un instante te sientas tentado a creer que lo es porque él o ella son los creadores de su propia experiencia, y además es su aprendizaje, sin embargo, ¿el dolor es la voluntad de Dios? No. Hay una idea cliché que plantea que “todo es perfecto, porque todo es por algo”. Un Curso De Milagros no. Solo la visión Crística es perfecta (la completa identificación con la mente recta, aunque sea tan sólo por un instante) todo lo demás es deshacimiento del error de identificación en la dualidad-ego.

En esto no hay dos interpretaciones. Hay confusión de niveles.

¿Dónde y cómo puedo manifestar que no soy Amor? Esta es la pregunta que el ego realiza incesantemente. Y con ella busca establecer un paralelo a la perfección del estado que ofrece la identificación con el Amor.

“4. Ésta es la percepción benévola que el Espíritu Santo tiene del deseo de ser especial: valerse de lo que tú hiciste para sanar en vez de para hacer daño.” Un Curso de Milagros, Cap. 25, VI

La forma del dolor trae un mensaje, sin duda. Le habla al que lo padece del “lugar o pensamiento” que ha escogido como símbolo de separación y ataque. El cual tiene relación directa con la falta de perdón. El sueño de separación solo se vuelve sueño feliz en manos del Espíritu Santo. Y allí donde se percibe división, oposición, es donde se experimenta la falta, la ausencia de amor.

“5El Hijo de Dios no puede tomar ninguna decisión que el Espíritu Santo no pueda emplear a su favor, en vez de contra él.” Un Curso de Milagros. Cap. 25, VI.

Por medio del Espíritu Santo (la Luz en tu mente) llega la corrección, es decir, el amor que falta o se negó, y de esta manera vuelve a ser experimentado. El plan de Dios es la salvación, todo lo que no sea salvación, no es su plan. ¿Hay otro plan? Si, el del ego, el cual es separación, fragmentación y miedo. Es así que el ego intenta reconciliar su plan, aduciendo que el dolor es una experiencia por la que “hay que pasar” o a la cual hay que resignarse ya que deriva aprendizaje. Otra vez aceptamos la dualidad, es decir, ideas que contradicen algún punto de la visión o interpretación general de la enseñanza del Amor.

El plan de Dios no pide sacrificio, el dolor es sacrificio. El aprendizaje derivado de cualquier situación, es por el perdón efectuado, no por el dolor, es más, sin ese perdón el dolor no finalizaría, o simplemente cambiaría de forma (“una angustia por otra”). De lo contrario seguimos conservando la idea del dios iracundo, o del castigo como corrección, sólo que desplazado en sufrimiento o separación como medio de reconciliación o aprendizaje. Absurdo.

Los egos llevan al sufrimiento, la Luz en tu mente lleva al amor que cura. Las dos experiencias no pueden ser perfectas, menos aún dirigidas por ambos a la vez. El ego conduce a la separación y nada más, el Espíritu Santo a la paz, y nada menos.

Decirle a alguien que está padeciendo sufrimiento que “eso es una ilusión”, intentando rechazar la percepción del mismo, no sirve. Creer que es ilusión sin aceptar la necesidad de corrección, tampoco sirve, es de hecho el mismo error de confusión de niveles.

Estamos estudiando un curso que tiene como centro la Expiación, es decir, el deshacimiento del error, y ello implica que no todo es perfecto. Repito, sólo la visión Crística es perfecta (el instante santo es una pequeña dosis de la misma). Mas ese estado no se deriva por la negación de lo percibido, o pensar que una guerra es perfecta o que el sufrimiento en ella no importa porque es ilusión. Sino más bien, negar su “poder”, y restablecer la comunicación con la Luz a través del perdón del error.

La percepción de un estado de separación de Dios, cualquiera sea este, le dice a tu mente: “Ey, aquí hay necesidad de corrección, esto no está bien, sabemos que no es real en la Realidad del Espíritu, pero lo estás viendo o alguien ahí te está informando que lo está padeciendo… algo está separado”

En ese mismo instante de reconocimiento, sin duda nace un llamado a la compasión, a la misericordia, en el cual buscamos que un estado que informa separación, sea reparado. Es lo que hacen los sanadores, eso es lo que hace el perdón. No rechaza, perdona, recordando y actuando que la Luz disipa a la obscuridad.

También te puede interesar: Confusión de niveles (1) Percepción, mundo y Realidad.

Confusión de niveles (2) El best seller del ego

El milagro como corrección (2) Todo es Perfecto, porque Él anula el error

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s